lunes, 1 de febrero de 2016

Bailar bajo la lluvia

Hace año y medio aproximadamente llegó a mis manos -bueno, a mi móvil- una guía para pacientes de un hospital de día oncológico. Allí se podían leer recomendaciones para sobrellevar los efectos tan nocivos de los tratamientos de quimioterapia, así como algunos otros consejos relacionados con esa batalla durísima que libran tantas personas en nuestro planeta.

Los consejos sobre hacerse enjuagues con agua y tomillo, agua y manzanilla, etc. creo que ahora no vienen a cuento. Es solo que esta mañana me resonaba en la cabeza la siguiente frase que acompañaba dicho manual, en forma de aforismo o reflexión de supervivencia: "La vida no se trata de esperar a que pase la tormenta si no de aprender a bailar bajo la lluvia".


En ese momento, cuando la leí en el pdf, pensé que tenían razón. Que yo misma me enfrentaba a una temporada de quimio (cáncer de mama) y que mi vida seguiría y la tendría que seguir disfrutando... En otros momentos pensaba lo contrario: "que todo esto pase rápido, quiero recuperar mi vida...". Y supongo que ambas dicotomías son válidas, son reconciliables incluso. Aún no he encontrado a una persona que prefiera mantenerse en el tratamiento quimioterapéutico por más tiempo, sobre todo cuando lleva varias dosis y nota diferentes clases de malestares... Pero también se extraen cosas positivas de esa época, como -por citar algunas- sentir el apoyo de las personas que te quieren, tener más tiempo para ti, cuidarte más... De modo que un poco se puede bailar bajo la tormenta o tempestad; tampoco digamos que es una simple lluvia.

Es la primera vez que comento en este blog algo sobre el cáncer que me ha tocado vivir, y es con esta frase que he querido hacerlo.


2 comentarios:

  1. Eres una gran luchadora y este post es un claro ejemplo. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el cumplido y los ánimos. No estoy segura de quién eres, aunque tengo alguna ligera sospecha. Un abrazo

    ResponderEliminar